Dibujar retratos. Unos consejos y una reflexión sobre una pregunta “de siempre”

Unos consejos y una reflexión sobre una pregunta “de siempre”

Esta pequeña entrada está diseñada para alumnos de Bellas Artes, Arquitectura, Animación, Diseño y cualquier persona que se haya enfrentado al tema del retrato o el dibujo de caras y se encuentre en un punto de inflexión. Ese que se produce después de leer varios manuales de dibujo sobre el tema, el momento en el que aún sabiendo lo que crees debes conocer no terminas de arrancar. Está basado en la experiencia de las preguntas de muchos alumnos durante unos cuantos años. Si te sientes reconocido, espero que estas líneas te sirvan de ayuda. Si estás en una fase inicial tampoco pasa nada, ánimo, a dibujar se aprende dibujando(1).

Una de las cuestiones que siempre surgen en las clases de dibujo y pintura en muchos alumnos iniciados en el dibujo es la pregunta ¿Cómo se dibujan caras y retratos? La respuesta es muy sencilla, las caras y los retratos se dibujan de la misma manera que se dibujan el resto de las cosas.

07-04-2015 cafeteria
Ignacio, dibujando en la cafetería

Con esta respuesta estamos dando en el clavo, eso es cierto, pero no por ser correcta deja de ser escasa y puede sumergir al alumno un mar de dudas y frustraciones.

¿Cómo se dibujan entonces “todas las cosas”? ¿Y por qué resulta ciertamente más difícil dibujar una cara o un retrato que un objeto común como los que componen los bodegones con los que todos hemos empezado a dibujar?

Pues por una cuestión muy sencilla, dibujar, como comento en mis clases, es una habilidad que necesita de la coordinación de ambos lados del cerebro. Este tipo de habilidades necesitan de aprendizaje y  de coordinación; tenemos que estar continuamente luchando entre lo que vemos y lo que conocemos ya que el fenómeno de la percepción es bastante más complejo de lo que nosotros podemos intuir.

IMG_237
Estudio de sonrisa tomado de una revista de moda.

La percepción de la realidad visual es diferente a la construcción óptica de las imágenes. Cuando nosotros percibimos, nuestro cerebro busca patrones en las imágenes que se proyectan en nuestras retinas y es el cerebro el que construye la percepción, no las retinas. Por eso podemos ver formas reconocibles en estructuras fractales o amorfas como las nubes, las formas de las montañas y similares.

Por esa razón dibujar caras y retratos se convierte en un ejercicio que nos pone a prueba en la lucha entre dibujar lo que vemos o lo que percibimos, ya que las caras son elementos formales sobre los que tenemos muchos patrones aprendidos y nos cuesta mucho disociar entre lo que vemos y lo que conocemos.

Si observamos los retratos de cualquier persona que está aprendiendo a dibujar o que dice que no sabe dibujar, podremos ver que no hay gran parecido ni proporción con lo pretendido, pero sí que se repite una cosa: todos los elementos enunciables (patrones reconocidos) están presentes en el dibujo, dos ojos con sus dos párpados cada uno, el iris y la pupila incluso las pestañas, las dos cejas, los orificios nasales, las aletas de la nariz, el caballete, labio superior, inferior, orejas, contorno de la cara… Están todos los elementos de la cara sobre los que tenemos conocimiento, repartidos en una especie de ensalada o tortilla de elementos inconexos que recuerdan los dibujos infantiles.

borja

¿Encuentras esta situación familiar? ¿reconoces alguno de tus dibujos en esta descripción? No te preocupes, eres una persona normal y puedes aprender a dibujar; como antes decía, dibujar es una habilidad que coordina ambas partes del cerebro, la de la emoción y la de la razón; el fenómeno de la percepción es similar.

En las retinas se proyectan imágenes (emoción), pero el cerebro busca patrones para entender el espacio y las formas (razón) y dar sentido a lo que vemos. Sino, para empezar veríamos todo doble, ya que disponemos de dos ojos que comparten gran parte del área visual. (2)

IMG_238
Las revistas de moda, son un buen ejercicio para empezar, es fácil tener una a mano, un cuaderno corriente, un lapicero y una goma, no tienes escusa para empezar.

El dibujo no es la única actividad que requiere de esta habilidad, montar en bicicleta o conducir un automóvil necesitan también coordinar ambas áreas y realizar estas actividades de forma simultanea sin pensar en ello. Por ejemplo, si intentas arrancar en bicicleta pensando en cómo tienes que coordinar las manos para manejar el manillar, mientras das la pedalada y avanzas con el cuerpo, lo más seguro es que fracases en el intento. Una vez entendido en funcionamiento objetivo has de dejar en el lado de la emoción, tus sentidos, el dominio de la situación, las inercias que tu cuerpo recibe por sus sensores han de ser coordinados por el cerebro para llevarte a tu destino, si sólo te lleva la teoría te caerás más antes que después.

Por lo tanto, enhorabuena, si aprendiste a montar en bicicleta o a conducir puedes aprender a dibujar retratos; si no sabes conducir o montar en bicicleta no te preocupes, esto son sólo ejemplos. Fue el Barón Karl Drais el que inventó la bicicleta en el año 1785. Así que ni Miguel Angel  Buonarroti o Leonardo da Vinchi pudieron aprender a montar en bicicleta.

IMG_242
Dibujar las formas de las manchas y no las líneas es otro buen ejercicio.

Bueno, seguimos con nuestro tema, que me empiezo a enrollar como cualquier profesor. Supongo que a estas alturas ya intuirás el porqué te resulta tan difícil dibujar una cara; no puedes disociar entre forma y elemento, quieres dibujar un ojo y no puedes dejar de pensar que estás dibujando un ojo, por lo tanto, en vez de fijarte en las formas recurres a lo que conoces y caes siempre en lo mismo, dibujas el iris, lo parpados… Por ejemplo, para facilitar ésto puedes centrarte en dibujar los espacios blancos del ojo y obtendrás la forma del iris y de los parpados sin dibujarlos, ya que nosotros tenemos que dibujar lo que vemos y no lo reconocemos.

Si te fijas en una foto de baja resolución puedes ver como un ojo está compuesto por una simple mancha; es tu cerebro el que completa la imagen, no tus retinas que no pueden ver más que la mancha. Un fenómeno similar ocurre cuando utilizamos una cuadrícula para dibujar: si haces la prueba o ya la has realizado verás o sabrás que superponer una cuadrícula sobre un elemento complejo ayuda mucho a dibujar y que incluso una persona sin conocimientos de dibujo, pero con paciencia y método puede obtener grandes resultados con esta simple técnica. ¿Dónde está el truco de la cuadrícula? Pues en lo mismo, cuando centras tu atención en la forma o líneas que están en el cuadradito que estas dibujando no estas prestando atención al elemento, sólo a la forma y entonces por arte de magia todo sale bien.

IMG_241
haz muchos dibujos, el décimo siempre será mejor que el primero y sino lo sera el onceavo, dibuja, dibuja, dibuja, por delante y por detrás, no te des más de 10/15 minutos por trabajo. Cuando estas aprendiendo la mejor manera de mejorar un trabajo muchas veces es empezar de nuevo.

Evidentemente un dibujante no recurre a la cuadrícula o no es el fin de este mini curso, sino que consigue realizar el mismo trabajo sin la ayuda de esta técnica, simplemente observando, prestado atención a las formas y no a los elementos. Prestando atención a los espacios de vacío y los contornos amorfos que se generan, esto no quiere decir que la cuadrícula u otras técnicas o herramientas de dibujo tengan que ser olvidadas por el dibujante profesional, artista o arquitecto ya que son de gran ayuda para ahorrar tiempos o realizar trabajos a gran escala, donde perdemos la percepción de las proporciones del conjunto, pero si debemos ser capaces de realizar el trabajo sólo con el entrenamiento de nuestro mirada; eso nos dará la capacidad de entender el espacio y la forma ya que lo que es dibujado es aprendido formalmente.

Dibujar es analizar, no podemos dibujar lo no analizado.

Dibujar no sale de un don que viene de un golpe, dibujar es observar, la práctica es necesaria y la mejora en el dibujo es infinita.

Dibujar satisface y es incluso divertido, no deja de ser un ejercicio intelectual de mejora personal.

Dejar espacio para la percepción, este es otro de los puntos clave en el dibujo de retratos y por ende en el de cualquier elemento complejo. ¿Que quiero decir con esto? Que al igual que nuestro cerebro construye una imagen mental entendible de lo que en nuestras retinas se proyecta (a revés, en una superficie cóncava y por duplicado) nosotros debemos fijarnos sólo en los elementos que se nos presentan y no en lo que reconocemos.

Muchas veces un ojo se puede resolver con una simple mancha o una línea, es nuestro cerebro el que reconoce eso como un patrón y le otorga la compresión de que se trata de una superficie esférica que se encuentra dentro de una oquedad del cráneo ¡ahí es nada! esa es la magia del dibujo, dibujar lo que ves y no lo que conoces.

Otro ejemplo, si queremos dibujar una pared de ladrillos de un edificio y pretendemos hacerlo tal como lo conocemos, tendremos que dibujar todos los ladrillos, desde el primero al último; esto provocará que nuestro dibujo tenga una apariencia extraña y que tenga poca profundidad, este tipo de dibujos tienen su vigencia en el dibujo técnico o en el dibujo científico(3) pero no responden a nuestro modo de ver, sí al de conocer.

IMG_240

Pero como en todo, la práctica es fundamental para adquirir la agudeza visual y la coordinación mente-mano-mirada necesaria para poder desarrollar cualquier proyecto de dibujo con éxito, como en cualquier reto que nos propongamos, en éste de los retratos lo mejor para aprender a dibujar caras, es dibujar caras.

Existe abundante y buena bibliografía sobre el tema, todos los que nos hemos aproximado en algún momento al problema del dibujo de caras hemos encontrado en nuestro recorrido esos croquis y dibujos de esquemas de caras que son sin duda de gran ayuda y han de suponer nuestros primeros pasos en el conocimiento de las proporciones y la anatomía y geometría humana.

Conocer las proporciones básicas y los ejes de los ojos y nariz son necesarios, o al menos de gran ayuda, para comenzar en este camino, pero no debemos caer en la trampa de intentar solucionar el problema sólo a base de esquemas, es en la observación y en la práctica donde se encuentra la solución; por eso yo recomiendo conocer al menos las proporciones fundamentales, para familiarizarse con ellas y ejercitarse con algunos de estos modelos para inmediatamente empezar a trabajar con fotografías y en un último paso del natural.

IMG_244

Para realizar este recorrido recomiendo utilizar un lapicero medio tipo 2B, sacapuntas, goma y un cuaderno de hojas blancas, no importa la calidad del papel, es más, es aconsejable empezar con cuadernos muy baratos y manejables, de los de tamaño A5 (cuartilla) papel tipo folio y encuadernados con grapa; esto nos libera del freno que a veces nos produce realizar un trabajo de aprendizaje en un papel de alta calidad y por ende caro.

Hay que tener en cuenta que esto es una carrera de fondo, todo el mundo puede ser capaz de llegar a dibujar caras con habilidad, que no con genialidad, este tema lo dejaremos para otro día.

Como en todas las facetas unos somos más hábiles en unas tareas que en otras, pero todos podemos llegar a realizar determinadas tareas con el aprendizaje y la práctica correcta, si ves que no te sale a la primera, tranquilo, eso es normal, no desfallezcas, realiza diez dibujos, verás como el décimo es mejor que el primero.

Empieza con trabajos de poca temporalidad, no dediques más de diez o quince minutos con cada dibujo (quince minutos me parece ya una barbaridad), con esta metodología en una hora tendrás ya seis dibujos.

Ten en cuenta que cuando no sabes, no por dedicarle más tiempo te va a quedar mejor, estas aprendiendo y en un determinado momento la mejor manera de mejorar un dibujo es empezar uno nuevo, si sigues esta metodología en cuanto tengas gastados dos o tres cuadernos ya tendrás un nivel mas que aceptable y la mejora solo vendrá realizando más cuadernos, recuerda, dibujar es una carrera de fondo no un sprint.

IMG_239

No te conformes con los primeros éxitos, si en un momento dado te empiezan a salir bien las caras de frente, pero no las de tres cuartos, empieza a dibujar caras de tres cuartos, lo mismo pasa con las caras sonrientes, las gafas… no te pongas escusas, todo se dibuja de la misma manera, sal de tu zona de confort o no mejoraras.

Es frecuente que en un principio te quieras fijar mucho en los detalles y quieras realizar trabajos preciosistas con innumerables elementos, deja esto para momentos más avanzados, en este momento, todo lo que no suma resta, cuando tengas un problema con una zona o una cara concreta intenta realizarla con el mínimo de número de elementos posibles, sintetiza y avanzaras.

Y ya poco me queda que decir, solo recordar que si te interesa este camino, plantéatelo como un objetivo, coge una hoja de papel y un lápiz y empieza a dibujar. No te recomiendo dibujar directamente de una pantalla, es más cómodo y efectivo coger una revista o cualquier tipo de publicación en la que aparezcan muchas caras como las revistas de moda. Además puedes trabajar sobre retratos de gente famosa y así te será más fácil encontrar el parecido o que otras personas lo encuentren.

 

——————–

(1)Si necesitas ejercitarte en la base te recomiendo el libro: ZAMARRO, Eduardo «Dibujo lo que veo: Mente-Mano-Mirada» que empecé a escribir tras terminar este post. En él se recogen una serie de consejos y trucos para aprender a dibujar o perfeccionar tu técnica de dibujo.

Europa:

 

Específicamente, sobre caras y retratos recomiendo los cuadernillos de la colección Drac, «La cabeza y el rostro», Esbozos de rostros y figuras» el retrato» y «las expresiones de la cara». Un buen primer paso es copiar dibujos de estos manuales u otros similares, realizar estudios de ojos, narices, bocas y orejas antes de lanzarte a copiar dibujos de revistas y del natural.

(2)Para ampliar sobre el fenómeno de la percepción recomiendo ver: E.H. GOMBRICH, “Arte e ilusión Estudio sobre la psicología de la representación pictórica”, DEBATE, 2002 donde describe con muchos ejemplos cómo funciona la percepción humana dentro del arte y BETTY EDWARDS, “Aprender a dibujar con el lado derecho del cerebro” URANO 2011. Un libro lleno de ejercicios con un gran método para el aprendizaje del dibujo basado en la práctica sobre el proceso de aprendizaje y la dualidad entre ver y reconocer.

(3)ALFREDO. ELIO COCUCCI “Manual para Biólogos que no son dibujantes y dibujantes que no son Biólogos” Sociedad Argentina de Botánica, Córdoba, 2000.

 

4 thoughts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *