La potencia y expresividad del grafismo obtenido con los extintores genera un dripping brutal. En apenas unos minutos se logra trasformar radicalmente la apariencia de este edificio.